22 abril / Día Mundial de la Tierra

En el Día Mundial de la Tierra ¿es la protección del ambiente una prioridad en América Latina y el Caribe?


Cada 22 de abril celebramos el Día de la Tierra, y en este 2021, lo hacemos en medio de una pandemia como la del COVID 19 que ha evidenciado la necesidad de fortalecer instituciones, políticas y finanzas públicas para atender las diversas crisis que vivimos, intensificadas por la emergencia climática.


A nivel internacional se habla de los compromisos que países han adquirido para reducir emisiones; para crear paquetes de recuperación ante la crisis y otras demandas en el marco del transito hacia el desarrollo sostenible, sin embargo, la pregunta que queda es ¿podrán los países cumplir con todas estas necesidades?



El Índice de Finanzas Sostenibles[1] (IFS) 2020, aplicado a los 21 países más emisores de la región de América Latina y el Caribe, nos dice que existe una gran brecha entre los recursos que los países necesitan para transitar hacia el desarrollo sostenible y lo que realmente tienen e invierten.


En este sentido, en 2019 los ingresos intensivos en carbono del conjunto de estos países fueron 196 veces superiores a sus ingresos sostenibles. Los países con ingresos más intensivos en carbono fueron Ecuador, México y Trinidad y Tobago (28,54%, 23,51% y 19,25% del total). Por su parte, los ingresos sostenibles por fuentes internacionales se concentraron en tan solo 5 países (México, Costa Rica, Bolivia, Brasil y Guatemala), mientras que se dedicaron siete veces más a mitigación que a adaptación, pese a la alta vulnerabilidad de los países de la región a los efectos del cambio climático.


Por su parte, se observa una gran brecha en la asignación de recursos. De los 21 países analizados en 2019, ningún país superó 1% de asignación de presupuesto a sostenibilidad. Jamaica, fue el país que más recursos destinó de su presupuesto total (0.58%), mientras que Uruguay fue el que menos (0.002%). Aunado al limitado gasto en sostenibilidad, se mantienen importantes inversiones en la explotación de hidrocarburos, primera causa de emisiones que generan el calentamiento global. Los países con mayores presupuestos intensivos en carbono como porcentaje del total fueron Bolivia, México y Paraguay (29.3%, 11.1% y 7.7%).


En 2008, Nicholas Stern calculó que, para atender el cambio climático y sus consecuencias, los países deberían invertir anualmente, al menos, 2% de su Producto Interno Bruto. Si tomamos en cuenta este cálculo, en 2019 el conjunto de los 21 países debería haber asignado 6.3% de su presupuesto a cambio climático, mientras que lo asignado representó únicamente 0.09%.


En este contexto, una efectiva protección del ambiente y de la Tierra y las poblaciones que la habitamos, requiere de una serie de acciones urgentes:


· La descarbonización de las finanzas públicas y la alineación del sistema financiero con los objetivos de estabilizar las emisiones y evitar un aumento de más de 1. 5º en la temperatura planetaria.

· La creación y fortalecimiento de impuestos ambientales y de carbono para tazar las actividades contaminantes y redirigir a actividades en materia de sostenibilidad.

· Aumentar la asignación y ejercicio efectivos de recursos públicos a la sostenibilidad y atención al cambio climático.

· La descarbonización de los sectores energéticos, redireccionando presupuesto de los combustibles fósiles a la transición energética.

· Crear Estrategias Nacionales de Financiamiento Climático y Sostenible para diseñar políticas y mecanismos que permitan no solo avanzar en el cumplimiento de las Contribuciones Nacionalmente Determinadas, son también aumentar la ambición de estas.

· Mejorar la transparencia sobre la información relativa a las finanzas públicas, creando de metodologías que permitan integrar el cambio climático y la sostenibilidad en los procesos de planeación y presupuestación, y sistemas de reporte, monitoreo y verificación con el fin de mejorar la toma de decisiones.


En este contexto, desde GFLAC en conjunto con organizaciones aliadas, hacemos un llamado a impulsar las finanzas sostenibles para el futuro y a poner la vida en el centro de las inversiones.


¡Súmate a nuestra Campaña!

Finanzas Sostenibles para el Futuro: poniendo la vida al centro de las inversiones


Consulta toda la información sobre el Índice de Finanzas Sostenibles


Sigue las últimas novedades de la Campaña en:


Twitter: @GrupoGFLAC

Facebook: @GFLAC

Instragram: gflac.financiamiento

Linkedin: GFLAC Grupo de Financiamiento Climático para Latinoamérica y el Caribe

[1] Herramienta de monitoreo que mide 4 variables: 1) los Ingresos Sostenibles, que se refieren al porcentaje del financiamiento internacional para el desarrollo que los países recibieron específicamente para cambio climático; 2) los Ingresos Intensivos en Carbono, es decir, aquellos procedentes de la exploración y extracción de hidrocarburos y minerales, y de los impuestos a los combustibles; 3) el Presupuesto Sostenible, que alude al presupuesto etiquetado para cambio climático, energía renovable, eficiencia energética y desastres naturales; y, 4) el Presupuesto Intensivo en Carbono, que es aquel asignado a la explotación de hidrocarburos.

Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
Contacto

Nombre *

Correo *

Asunto

Mensaje

GFLAC / 2019 /

Consultar nuestro aviso de privacidad

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon