Impacto en el bienestar de las mujeres que habitan en zonas rurales remotas del mundo.


Imagina un platillo de comida hecha en casa para el desayuno, la comida y la cena preparada por ti mismo o por tu madre todos los días de la semana. Suena delicioso, pero ¿qué implica para las mujeres que viven en zonas rurales remotas del mundo donde la biomasa sigue siendo la principal fuente de energía?

Aproximadamente tres mil millones de personas (~45% de la población mundial), dependen del uso de biomasa para cocinar. Las mujeres en zonas rurales están expuestas a inhalar altos niveles de carbono negro por periodos prolongados de tiempo. Dicha actividad causa serios problemas de salud como respiratorios, enfermedad pulmonar obstructiva crónica e incluso cáncer de pulmón, ya que el carbono negro es un potente componente del calentamiento global. De acuerdo con la Coalición Clima y Aire Limpio, se clasifica como: "un impacto de calentamiento en el clima 460-1,500 veces más fuerte que el CO2 por unidad de masa."

Las mujeres y las tareas del hofgar.

El uso de biomasa es una fuente principal de energía en el mundo rural utilizada para cubrir necesidades básicas como cocinar y calentar agua. La cocina es una actividad asociada con las mujeres y es percibida como un problema global de género que afecta a las zonas rurales debido a la falta de acceso a medios eficientes para la transformación de la energía. Además, las largas jornadas de las mujeres han resultado en la reducción del tiempo que pasan con sus hijos y sus oportunidades para mejorar su bienestar y acceder a fuentes económicas o educativas.

En 2017, la REN21 (por sus siglas en ingles) lanzó un estudio sobre el “consumo total de energía renovable final" en el mundo, que determina que el 7.5% (del 18% total) proviene del uso de biomasa en hogares rurales y que libera emisiones de efecto invernadero de alto impacto en el cambio climático global.

Las mujeres, los derechos humanos y el cambio climático.

La COP25 tuvo como uno de sus objetivos principales implementar el Acuerdo de París, que surgió de la COP21 en Francia, para establecer “un acuerdo histórico” para combatir el cambio climático. Asimismo, los Objetivos de Desarrollo Sostenible son un "llamado universal a la acción para acabar con la pobreza, proteger el planeta y garantizar que todas las personas disfruten de la paz y la prosperidad,” y que por medio de los Objetivos #5 y #7 apoyan a la igualdad de género y al acceso a energía asequible y limpia.

Con el fin de apoyar la lucha contra el cambio climático y la adaptación a sus efectos, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales implementado en 1979, establece que los ciudadanos tienen 1) el derecho a trabajar en condiciones justas y favorables; y 2) el derecho a la protección social, a un nivel de vida adecuado y al más alto nivel posible de bienestar físico y mental. Por lo que el nexo entre el cambio climático, los derechos humanos y el género es un área importante de desarrollo, especialmente después de considerar las necesidades de las mujeres que viven en zonas rurales.

Las nuevas tecnologías.

Las soluciones de tecnología e innovación energética son clave para mejorar el bienestar de las mujeres y mitigar el cambio climático. Actualmente existen soluciones disponibles y otras aún en investigación y desarrollo que podrían beneficiar las áreas rurales a gran escala.

Las estufas ecológicas o mejoradas actúan como tecnologías inteligentes de cocción limpia que permiten al usuario cocinar más rápido, reducir el uso de combustible, el humo y las emisiones. A su vez, contribuyen a la desaceleración del cambio climático, y permiten a las mujeres respirar aire más limpio mientras cocinan. Parte de estas soluciones, incluyen tecnologías de la información que monitorean el uso de dichas estufas. Una compañía de los Estados Unidos lanzó una solución que utiliza un sensor para monitorear y cargar datos de eventos de cocción a un servidor casi en tiempo real. Este funciona con redes celulares, en condiciones remotas, a altas temperaturas, transmite datos automáticamente y admite disponibilidad de energía limitada e intermitente.

La compañía ha creado un esquema de pago que brinda a las mujeres un ingreso cada vez que recibe información de su estufa. Esta solución ha sido probada por años en zonas rurales y apunta a escalar soluciones climáticas. Las microrredes también son una innovación definitiva para comunidades rurales. Estas soluciones son cada vez más sostenibles, ya que integran energía de fuentes de energía renovable y utilizan sistemas robustos que tienen la capacidad de controlar la red en tiempo real, equilibrando los altos niveles de potencia que ingresan con cargas variables al sistema y, por lo tanto, reducen la intermitencia.

Indiscutiblemente, la implementación de tecnologías y soluciones innovadoras para un futuro más sostenible depende de la disponibilidad del financiamiento. Por ello, el papel de las partes interesadas y su contribución con fondos gubernamentales, financiamiento privado, desarrollo de proyectos, así como esfuerzos de crowdfunding es imprescindible.

Conclusión.

Si hoy en día se eliminara de la atmósfera el carbono negro emitido por las cocinas tradicionales en el mundo, resultaría en un gran impacto que contribuiría a la desaceleración del cambio climático y a la reducción de la temperatura global. Finalmente, las soluciones de tecnología e innovación energética desempeñarán un papel importante en el futuro de las generaciones y apoyarán los derechos humanos de las mujeres al permitirles ejercer su derecho a trabajar en condiciones justas y favorables y de protección social, con un nivel de vida adecuado, alcanzando estándares de bienestar físico y mental.

Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
Contacto

Nombre *

Correo *

Asunto

Mensaje

GFLAC / 2019 /

Consultar nuestro aviso de privacidad

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon